Hay pocos lugares en el mundo que se te quedan grabados en la memoria, y os aseguro que la “Lagoa de Óbidos” es uno de ellos.

Foto: Oestanguapo

Esta maravilla de la naturaleza, con un área total aproximada de 6,9 Km2 y una profundidad media de 2 metros, es el sistema lagunar costero más extenso de la costa portuguesa.

Esta laguna hace frontera con dos municipios, al norte con Caldas da Rainha (freguesias de Foz do Arelho y Nadadouro) y al sur con el municipio de Óbidos (freguesias de Vau y Santa Maria).

Foto: Oestanguapo

Según relatos antiguos, la Laguna de Óbidos era mucho más extensa, alcanzando el pie de la colina donde hoy se alza la Villa de Óbidos, bañando los muros del castillo del lado poniente.

En esta laguna, la pesca y la recogida de molusco (mejillones, almejas, ostras…) constituyen las principales actividades económicas. La actividad pesquera, aunque menos relevante que en el pasado, representa gran parte de la economía de esta región.

Foto: Oestanguapo

Hoy en día, la “Lagoa de Óbidos es conocida por su fauna y avifauna, en las que podemos destacar entre otras, el roble, la dorada,  la almeja, el berberecho, el mejillón, el camarón, el pulpo, la anguila, el cangrejo verde, la garza real y pato real.

Por otra parte, y no menos importante, la «Lagoa de Óbidos» es muy famosa por la diversidad de actividades acuáticas que se pueden realizar en ella durante todo el año, como la vela, el windsurf, canoa, remo, kitesurf, jetski y ski náutico y stand up paddleboarding.
De hecho, en uno de sus márgenes se encuentra una de nuestras recomendaciones para actividades en el oeste, la “Escola de Vela da Lagoa”.

Si visitas el oeste de Portugal, no puedes dejar pasar la oportunidad de disfrutar de este espectáculo de la naturaleza en todas sus vertientes, no te arrepentirás!!!

Comparte y síguenos:
error

Deja una Respuesta

  1. Penedo Furado en Foz do Arelho - Oestanguapo - Naturaleza

    […] El “Penedo Furado”, o como se diría en español “Roca Perforada”, se encuentra junto al margen noreste de la Lagoa de Óbidos. […]