Dicen que el fado sale del alma portuguesa, un canto a la nostalgia, al anhelo, al amor, al desengaño, a la pasión…a la vida.

El fado, que significa “destino”, es generalmente cantado por una sola persona “fadista”, y es acompañado por una guitarra clásica, a la que en su argot denominan viola, y por una guitarra portuguesa.

Este estilo musical, es consagrado como uno de los mayores símbolos de la cultura portuguesa, siendo declarado en 2011 Patrimonio de la Humanidad por la  UNESCO.

Teorías sobre el origen del Fado

El origen del fado está rodeado de un gran misterio, existiendo varias teorías sobre su procedencia.

Una de las explicaciones más populares, es que nació de los cantos del pueblo musulmán, teoría que desde el punto de vista etnomusicológico parece incorrecta.

Otra teorías apuntan a que la palabra fado proviene del francés antiguo, del término “fatiste”, que significa poeta.

Y hay otra, en la que se dice que el fado proviene del “lundu» también conocido como “lundum”, una danza y canto de origen africano introducido en Brasil, supuestamente por los esclavos de Angola.

Fado o Danza africana
Foto: Flickr-Federico Festival

A pesar de estas y otras muchas teorías, el origen del fado aún sigue siendo desconocido.

El Fado en sus inicios

Nacido en los contextos populares de la Lisboa del siglo XIX, el fado siempre estuvo presente en momentos de convivencia y ocio.

Se dio a conocer después de 1840, en las calles de la capital portuguesa. Para aquel entonces, sólo se conocía el fado del marinero, el fado cantado por los marineros en la proa del barco y que aludía , entre otras cosas, a las faenas del día a día y al destierro.

Posteriormente, empezó a manifestarse de forma espontánea, evocando temas de emergencia urbana, la tristeza y amargura de un pueblo por las dificultades en las que vivía, un pueblo marcado por la marginalidad y transgresión.

Sus orígenes bohemios y ordinarios provienen de las tabernas y burdeles, de los entornos de orgía y violencia de los barrios más pobres de la capital.

Origenes del Fado
Foto: Flickr-r2hox

Este hecho, hizo que el fado fuera repudiado y condenado por la Iglesia, que desde temprana edad intentó evitar su evolución.

Fadistas

Son muchas los fadistas que formaron parte de la historia de este estilo musical, Carlos do Carmo, Carlos Ramos, Alfredo Marceneiro, Fernando Maurício, Hermínia Silva, Lucilia do Carmo, pero sin duda alguna, Amália Rodrigues fue su embajadora.

Fado
Foto: Flickr-Juliana Gumaraes

A pesar de las barreras culturales y del idioma, con Amália el fado se convirtió en un icono de la cultura nacional.

El Fado y Amalia
Foto: Flickr-Daniel Arrhakis

Durante décadas y hasta su fallecimiento en 1999, fue la protagonista a nivel nacional e internacional del Fado, llenando centenares de palcos de todo el mundo.

Fado y Amalia Rodrigues
Foto: Flickr-Môsieur J.

Ya en los años 90, empezaron a surgir una nueva generación de fadistas muy talentosos como son: Mafalda Arnauth, Katia Guerreiro, Maria Ana Bobone, Joana Amendoeira, Ana Moura, Pedro Moutinho, Helder Moutinho, Gonçalo Salgueiro y Raquel Tavares, entre otros muchos.

Sin embargo, en el círculo internacional, la cantante Mariza ha adquirido un protagonismo absoluto.

Fado Mariza
Foto: Flickr-Glyn Lowe PhotoWorks

Como hizo Amália en su momento, Mariza a llevado al fado a lo más alto, cosechando sucesivos premios en la categoría World Music.

Mariza y el Fado
Foto: Flickr-Glyn Lowe PhotoWorks

Una viola, una guitarra portuguesa, una voz y mucho sentimiento….eso es el Fado, símbolo del pueblo portugués.

¿Cual es tu fado favorito?

Deja una Respuesta